Dic 1

El scout es sano, sincero y honrado

Y bien: he aquí un artículo de la Ley que muchos saben de memoria, pero al cual pocos le hacen caso. Basta con presenciar una fogata “dizque” Scout, donde muchos de los sketchs presentados son de doble sentido, así como nuevas canciones “scouts”, todas con vulgaridades en su letra. Esto no sólo demuestra suciedad en el interior de quienes disfrutan presentando tales números, sino también su pobreza creativa: no pueden inventar algo que cautive a la audiencia y que a la vez no caiga en lo vulgar.

Ciertamente la jerga que abunda en el lenguaje juvenil, también incluye groserías. ¿Pero por qué tenemos que ser iguales al resto del rebaño? Creo que B-P pensó en hacer de los Scouts algo diferente, jóvenes que se distingan por sus actitudes. Esto incluye la presencia, la disposición de servicio, y también las maneras de expresarse.

Ser puros de pensamiento, palabra…. y también de obra! Esto lo podría resumir en un concepto: ser coherentes. Si somos Scouts, tenemos que pensar, hablar y portarnos como Scouts. No podemos ser contradictorios con nosotros mismos. Ni en las reuniones scouts, ni en los campamentos, ni mucho menos en nuestra vida diaria.

¿Será una utopía? Creo que si Baden-Powell no hubiera soñado con los scouts, no podría estar escribiendo esto. Sé que es difícil cumplirlo…. pero para el Scout – según el mismo B-P : NO HAY NADA IMPOSIBLE !!!

Share

Nov 1

El scout es económico, trabajador y cuidadoso con los bienes

Interesante que BP haya pensado en este artículo de la Ley… Lógico. El veía en el Escultismo una oportunidad de formar a los niños y jóvenes que serían los ciudadanos del mañana. De eso se trata, no de tener ocupados a los chicos para divertirlos nomás – como lamentablemente creen varios jefes y padres de familia.

Muchas cosas han cambiado con el correr de los años. Cuando yo era chica, por ejemplo, era impensable que anduviera trabajando en un restaurante (bueno…. en esa época no existían los Burger King ni los Macdonalds aquí en Huelva…. pero de haber existido, seguro que a nuestros padres se les habrían puesto los pelos de punta con la idea). Hoy, en cambio, los jóvenes mismos buscan estos lugares, donde (aunque “explotados”) pueden juntar sus euros para sus gastos importantes y también los no importantes.

Sin embargo algo que se mantiene desde siempre (y ojalá siguiera manteniéndose) es el valor del trabajo. Algo que debemos inculcar a nuestros chicos es esto: que si uno quiere obtener algo, debe trabajar para ello, claro que sí, el grado de exigencias debe ir conforme con la edad o capacidades de la persona que va a trabajar. No sólo en los campamentos, sino en la vida cotidiana, es terrible ver a un scout flojo. ¡Da vergüenza! Y peor aun, es ver a un responsable flojo, que no hace nada por dar el ejemplo a sus chicos.

O también están los que trabajan sólo para figurar: están vagando hasta que viene alguien que los supervise (o cámaras que los filmen)… y recién entonces se ponen de pie para aparentar el duro esfuerzo.

A veces pienso que es una lástima que un joven con todas sus capacidades físicas y psíquicas, se desperdicie haciendo nada… mientras que hay tantas otras personas que ni siquiera pueden caminar, y que hacen un esfuerzo tremendo para confeccionar algo y llevarlo a vender a la calle, para así llevar dinero a su casa.

En el mundo “privilegiado” donde nosotros crecimos, los chicos recibían propina. Supongo que a pesar de las muchas crisis económicas que pasemos, seguirán existiendo las propinas…. así que todavía hoy continúa esta costumbre. Cuando nosotros eramos niños no recibimos propinas, y la verdad no nos sentiamos mal por ello, pues en el fondo no necesitábamos nada: casa, comida, estudios, amigos….. lo tenía todo. ¿Para qué nos iban a dar más dinero nuestros padres? Claro que más adelante cuando estaba en la secundaria, como un incentivo a obtener buenas notas, yo ganaba (o perdía también!) algo de dinero: nuestros padres nos daban dinero por cada punto que subía mis notas respecto al trimestre anterior, y yo le pagaba  por cada punto que bajaba. (Las cantidades se duplicaban en el caso de algunos cursos que habíamos decidido serían los más importantes). La verdad es que no estudiaba por el dinero, pero sin querer queriendo, en IV de media me compré una bicicleta montañera usando mi propio dinero ganado limpiamente con este jueguito. También recuerdo que todo lo que iba ganando cada trimestre lo depositábamos en una cuenta de ahorros en el banco al frente de la casa. Es así como me incentivaron el ahorro… de haberme usado cada peseta en refrescos y galletas como suelen hacer los chicos, seguro nunca habría tenido una bici.

Hay muchas maneras de trabajar, no solamente yendo a un restaurante de comida rápida. Un niño, por ejemplo, puede lavar el coche de sus padres, o regar el jardín, o lustrar todos los zapatos de la casa, ayudar con la limpieza en casa, etc. (Claro que sí: está mal pagarle al niño para que limpie su propio cuarto! no?? Y también está mal acostumbrar al niño a que haga todas las cosas por dinero!!!! Recuerden que en los Scouts nos enseñan a ayudar sin esperar recompensa.)

También es importante enseñar a ahorrar, a no gastarse todo el dinero obtenido en cualquier tontera… a saber diferenciar qué cosas son tonterías y qué cosas no!

Finalmente se nos dice en este artículo: es cuidadoso del bien ajeno. ¿Cómo tenemos las cosas que nos han prestado? ¿Tiradas por ahí? ¿Las devolvemos en igual o mejor estado? ¿Respetamos la propiedad ajena? ¿Habrá Scouts que hayan garabateado con spray – o tiza – alguna pared de otra persona? ¿O cuántos habrán dejado sus iniciales en el cemento fresco que un albañil se empeñó en dejar planito? Claro, el cemento no era del albañil, pero el tiempo y la habilidad que empleó éste para hacer algo bonito, se echó a perder por la payasada de un chico que no supo respetar.

Creo que la regla general es: cuida lo de los demás, así como quisieras que los demás cuidaran lo tuyo.

Share

Oct 1

El scout afronta las dificultades con alegría.

Éste es uno de mis artículos favoritos, desde pequeña. Los verdaderos scouts somos optimistas. Realistas también, pero optimistas ante cualquier realidad, favorable o desfavorable.

 Reconozco que a veces es difícil sonreír y cantar cuando a uno le ha pasado algo duro… por ejemplo creo muy difícil que alguien de nuestra tropa haya sonreído y cantado cuando uno de nuestros chicos casi pierde un ojo cuando estaba tirando piedras al río (ese mismo día el chico fue trasladado de emergencia para ser operado).

Pero mientras que la adversidad no sea tan trágica – por ejemplo una llanta baja del bus que nos está llevando al campamento – creo que podemos ser optimistas. Casi todo tiene solución, y no vale la pena estar amargados, o perder el tiempo echándose culpas unos a otros. Esto de sonreír y cantar quizá no se refiera a hacerlo literalmente, sino a mantener la cabeza serena y así poder tener las ideas en orden para buscar soluciones inmediatas y efectivas.

(Aunque a veces vale la pena tomar las palabras al pie de la letra. Cuando iba a dar a luz a mi primer hijo, traté de mantener la calma cantando todo el tiempo. Me acuerdo que temblaba de frío cuando me aplicaron la epidural, pero aun con los dientes castañeteando no dejé de cantar! Fue mi manera de tratar de olvidar el dolor).

Concluyo mi reflexión sobre este artículo con un antiguo proverbio que alguna vez me dijo mi papá y que marcó mi espíritu para siempre… ojalá que a ustedes también se les quede:

 “Si tu problema tiene solución, ¿por qué lloras?

y si no lo tiene… ¿para qué lloras?”

Share

Sep 12

camino del rocio

 

Este año como novedad tenemos una nueva actividad, que es hacer una peregrinación andado a la aldea de El Rocío.

La organización general del evento la hace la Hermandad del Rocío de Palos de la Frontera, y nuestra Asociación AISG Huelva se une a la misma, organizando la parte de los miembros scouts que quieran participar en la misma.

Aquellos que estéis interesados podéis poneros en contacto con nuestra Secretaría en el email aisghuelvascouts@gmail.com

La peregrinación será el fin de semana del 27 y 28 de septiembre. La inscripción lleva incluida la comida de todo el fin de semana (almuerzo y cena del sábado, y desayuno y almuerzo del domingo), los coches de apoyo y la pernoctación, la cual sería en noche del sábado en la casa Hermandad de Palos de la Frontera. También incluye el transporte de regreso desde la aldea de El Rocío a Palos de la Frontera, donde el sábado dejamos nuestros vehículos.

Para hacer la inscripción, es de 45 euros y tenéis que ingresarlo antes del 24 de septiembre en la cuenta del banco: ES91-2100-7252-1023-0007-5045

Quedaremos el sábado a las 6.00 horas en la Gasolinera del Barrio Obrero, para posteriormente trasladarnos todos juntos a Palos de la Frontera, pues la peregrinación partirá a las 7.00 horas.

Horario general:

Sábado

7.00.- Lugar de encuentro: Plaza Antigua del Ayuntamiento de Palos

7.25.- Oración Rociera

Salida de camino

13.00.- Llegada a Casa Hermandad Villarejo

15.00.- Almuerzo

Tarde Libre

22.00.- Cena

Domingo

8.00.- Desayuno y salida

12.30.- Llegada a El Rocío

13.00.- Misa en la Ermita de El Rocío

15.00.- Almuerzo en la Casa Hermandad

17.00.- Regreso a Palos de la Frontera en Autobus

Notas aclaratorias:

– La pernoctación se hace en una casa.

– Es posible llevar colchones el viernes a Palos de la Frontera para que lo lleven a la Casa de pernoctación.

– Las mochilas se cargan el sábado por la mañana.

– Llevar una pequeña mochila, gorra y pañoleta para el camino.

– Durante el camino dispondremos de agua.

 

 

 

 

Share

Sep 1

El scout termina lo que empieza

Bueeeno…. A raíz de este artículo hay algunos malos responsables (y también malos guías de patrulla) que se aprovechan de los scouts más novatos. Ciertamente en el Escultismo uno aprende a ser disciplinado, en parte, cumpliendo las órdenes que uno recibe. Pero por supuesto que hay “órdenes” y “órdenes”.

No creo que B-P haya pretendido hacer de los Scouts unos soldaditos sin cerebro que cumplan así nomás lo que se les ordene. (Claro que sí, el criterio para discernir lo bueno de lo malo se va formando con la madurez, y por eso es que desde chicos recibimos orden tras orden, hasta que nos llega el momento de dar las órdenes). Creo que un buen responsable sabrá dar buenas instrucciones a sus chicos y chicas, teniendo en cuenta las limitaciones de ellos, y también las propias!

Contaba un responsable que su responsable le explicó que pensara bien en el tiempo que exigía a los chicos para cumplir determinada tarea, para lo cual debía tener en cuenta el tiempo que al mismo responsable– con toda su experiencia – le costaría.

Uno debe ser exigente para tratar de buscar mejores resultados, sí. Pero uno no puede exigir mucho más allá de lo que pueden rendir los demás. Hay que ir planteándose pequeñas metas, como lo hacen los deportistas, que poco a poco irán tratando de mejorar sus marcas, conforme a sus avances.

Además uno no puede exigir a los demás, si uno mismo no da el ejemplo. ¡Cuántas veces hemos visto a jefes ociosos, prácticamente haciendo nada, mientras que los chicos se dedicaban a alistar el campo! Quizá le obedezcan al comienzo, pero es casi seguro que se le subleven más adelante, o peor, que se retiren del grupo, cansados de un jefe “patán”.

También hay Guías de Patrulla que se aprovechan de los recién llegados. Les obligan a hacer las peores tareas, a veces so pretexto de que a ellos les tocó hacer lo mismo en su momento (se parece a lo que ocurre en el ejército, cuando los novatos son objeto de burla de los antiguos). Y la respuesta es siempre la misma: “Hazlo porque yo soy tu Guía y el Scout es Obediente”. ¡Qué gracioso!

Para ganarnos el respeto de los chicos y hacernos obedecer, no es necesario gritonearles, o amenazarlos con los puntos. Es más importante comenzar dando el ejemplo, estar a su lado enseñándoles cómo hacer las cosas, y luego supervisando cómo las hacen. Ojo! No se trata de ser paternalistas y terminar haciéndolo todo nosotros, porque ahí nos vamos al otro extremo, y tampoco es la idea que quería B-P de nuestros jóvenes.

Cuando tengamos que dar órdenes, seamos claros, y por supuesto, que sean órdenes con sentido. Si los chicos no entienden por qué hay que hacer las cosas, no vale la respuesta “porque yo lo digo” o “porque soy tu jefe”. No podemos asumir que ellos entiendan al 100% nuestro pensamiento, así que tomémonos el tiempo para explicarles qué es lo que queremos hacer, de manera que ellos también se comprometan con el proyecto o la tarea. De esta manera evitaremos las frases “eso cansa…” y las cosas hechas a medias.

Y bueno. ¿Qué pasa si a uno no le toca dar órdenes, sino recibirlas? Obedecerlas, por supuesto, en tanto tengan sentido. (Dice el 11º artículo que el Scout no es tonto, no?). Y si aparentemente las órdenes no tuvieran sentido, tratar de conversar con el jefe para que explique el objetivo de tales órdenes, y así comprender y cumplirlas mejor.

Share

Ago 1

El scout ve la naturaleza la obra de Dios y la protege.

No sé para cuántos scouts sea viable la primera parte de este artículo – “ve en la naturaleza la obra de Dios”. No quisiera entrar en discusiones religiosas – filosóficas – animistas – etc. sobre este punto. Sólo puedo decir que cuando uno comprende este hecho, de que es obra de Dios, es un poco más fácil tratar de cumplir la primera parte.

Claro que también un ateo puede proteger los animales y las plantas. De hecho debe haber varios…. Sin embargo, ya mencioné al hablar sobre nuestra Promesa , que B-P concibió al Escultismo como un movimiento en el que la fe tiene papel protagónico… ahí lo tenemos como la primera parte de la Promesa. Asumamos entonces que los scouts son creyentes, sean cristianos, judíos, musulmanes…

Respecto a proteger los animales y plantas. ¿Qué significa protegerlos? O en todo caso, ¿hasta qué punto estamos dispuestos a protegerlos? Sabemos más de armar carpas, hacer nudos, dejar señales de pista…. que acerca de cómo proteger animales y plantas, cómo respetarlos. Somos ignorantes en cuanto a la diversidad de flora y fauna que nos rodea, en cuanto al medio ambiente que necesitan.

Claro, podrán decir ¿y qué animales hay para proteger cuando vamos de campamento? Jamás encontraremos un venadito herido para hacerle un entablillado. Pero muchas veces (y acúsome yo misma) matamos a cuanto bicho haya cerca de nuestra carpa, puesto que podría picarnos. Y no consideramos que hay muchos bichos “benéficos” que jamás pensarían en clavarnos su aguijón, y que mas bien son los responsables de mantener el equilibrio ecológico, favoreciendo la polinización, o encargándose de otros bichos “perjudiciales”, por ejemplo. Nuestro desconocimiento de la naturaleza es vergonzoso.

Lo mismo podríamos decir acerca de las plantas. Todos paporreteamos el ciclo de vida de las plantas “nacen – crecen – se reproducen – mueren”, o las partes “raíz – tallo – hojas – flores – frutos”, pero fuera de eso no sabemos más !!! Desconocemos algunas plantas que bien podrían servirnos al aire libre , usándolas como jabón, o como compresas en caso de un golpe, o para hacer alguna infusión si no hubiera medicina en el botiquín.

Evidentemente este artículo no sólo se refiere a los animales y plantas, sino a todo el medio ambiente. Es común encontrar al borde del río donde la patrulla lavó los trastos, restos de tallarines, trocitos de verduras, cáscaras, etc. Claro, es basura orgánica, pero también existe lo que se llama “bolsa para la basura”. Lo que pasa es que “cansa” ir por la bolsa y vaciar los restos antes de enjuagar los platos, no? Por otro lado está el tema de los jabones y detergentes. Aquí en el Perú seguimos en la época de la carreta, donde todavía no nos fijamos si llevan la etiqueta de “biodegradable”. Por supuesto podrán decir: “¿pero qué le va a hacer al río un poquito de jabón?”. No pues! No es una actitud Scout. Cada uno debe asumir el compromiso serio de cuidar el mundo, desde sus pequeñas experiencias. Porque sino, el daño provocado por la suma de “pequeñas e insignificantes” acciones se convierte en algo mucho mayor, y a veces irreversible. Ahí tenemos el agujero de la capa de ozono, o peor aun: el calentamiento global.

El cuidar la naturaleza no se debe limitar a las pocas veces que salimos de campamento. Debería ser algo de todos los días, desde que nos levantamos hasta el anochecer, en nuestros propios hogares. Cuidar a nuestras mascotas, a nuestras plantas (principales fabricantes de oxígeno y consumidoras del CO2, el mayor causante del calentamiento)…. cuidar el agua también, no desperdiciarla (revisar las goteras en casa, evitar los famosos carnavales, no derrochar durante el aseo personal o de los platos….), separar la basura, reciclar; si es posible, hacer compost para utilizarlo en nuestras plantas. Mejor: sembrar, sembrar, sembrar…. y no olvidar cuidar lo sembrado! (como ha sucedido tantas veces que los scouts aparecieron en las noticias “reforestando” tal o cual parque, y luego se olvidaron de volver para cuidar las plantas que colocaron).

Share

Jul 19

10537421_669301739823528_1522145134424084640_n

La Federación Amistad Internacional Scout y Guía España – AISG España como federación, según manifestamos en nuestro compromiso federativo, “SCOUT Y GUIA en su forma de ser y actuar, compuesta por hombres y mujeres dispuestos a trasladar a la sociedad su actitud de servicio y a trabajar por transformar la sociedad en que vivimos, aplicando un código de conducta extraído del cumplimiento de la Ley y Promesa del Movimiento Scout y Guía”, “INDEPENDIENTE, tan solo sujeta a las directrices de la organización internacional a la que está afiliada, ISGF-AISG”, “DEFENSORA DE LA VIDA Y COMPROMETIDA CON LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS, especialmente cuando se trata de los más indefensos y vulnerables” y “COMPROMETIDA Y SOLIDARIA especialmente con los más desfavorecidos y/o en riesgo de exclusión social, o en las tareas de apoyo y/o auxilio de las víctimas de cualquier catástrofe humanitaria dentro o fuera de nuestras fronteras”, no podemos quedarnos impasibles ante la matanza de niños en la Franja de Gaza y queremos “ofrecer nuestra disponibilidad para apoyar, colaborar y fomentar el desarrollo infantil y juvenil”.

Por favor, parad la matanza indiscriminada de personas inocentes y muy especialmente la de los niños. Si ya los civiles no tienen nada que ver con esta guerra, los niños aún menos. PARAD DE MATAR INOCENTES. Siéntense a negociar para una PAZ DURADERA EN LA FRANJA DE GAZA.

AISG España

Federación Amistad Internacional Scout y Guía España

Share

Jul 1

El scout respeta profundamente a las personas que comparten con él el mundo

Comencemos por lo más elemental: el vocabulario. ¿Qué tan rico es nuestro vocabulario? ¿O se limita a las groserías? Cuando tenemos ganas de “agredir” verbalmente a alguien, o quejarnos de esa persona, ¿qué palabras pronunciamos? Me viene a la memoria esa película sobre Cyrano de Bergerac: una escena de esgrima en la que Cyrano – Gérard Depardieu – derrota inteligentemente con sus palabras y con el florete a un contrincante que quiso ofenderlo con un insulto vulgar, mientras que Cyrano encontró muchos sinónimos del mismo insulto, pero que sonaban tanto más elegantes.

“Lo cortés no quita lo valiente”, se dice. Hay esa idea de que uno es más macho, más hombre, cuantas más lisuras pronuncia, cuanto más “bruto” es. ¡Qué error! ¿Acaso el ser más hombre depende de esto? ¿No hay otros aspectos más cruciales, que son los que determinan el que uno sea más o menos valiente?

La cortesía es una virtud, es un valor. Y como tal, no debería pasar de moda. Lo que pasa es que por querer ser más “modernos”, tratamos de sepultar las cosas buenas de antaño. Hasta algunas mujeres que se han vuelto más “independientes”, se sienten algo ofendidas si un hombre actúa caballerosamente con ellas. (Pero no se preocupen muchachos: a la mayoría de las mujeres sí nos gusta la caballerosidad… sobre todo ahora que se ha vuelto tan escasa!).

La cortesía en cada momento. ¿No nos cantaleteaban eso de ceder el asiento a los viejitos en el bus? ¿Cuántos se hacen los dormidos si tienen al lado (en el bus, en el banco, etc.) a una persona mayor, o una mujer embarazada, o una mamá cargando a su bebé? Hacerse los locos, es una actitud nada “scout”. Vamos, intentemos ser un poco más corteses y tengamos esa sensación increíble de haber hecho algo bueno por otra persona.

La cortesía es muchas veces: ceder. Ceder un asiento, ceder el paso, ceder nuestro lugar en la cola de la caja del supermercado cuando llevamos mil cosas en la canastilla, mientras que otra persona lleva sólo tres; ceder (ojo!) el estacionamiento marcado como “reservado para discapacitados” a los que realmente lo son! Ceder también en una discusión, bajar la voz, tratar de calmar las cosas, con tranquilidad, sin llegar a los altos decibeles, a los insultos (o mucho peor: a los golpes).

Tratemos de ser corteses. Y veremos cómo al ceder, en lugar de perder, estaremos ganando mucho más.

Share

Jun 2

20140601_004231 - copia

La Asociación Amistad Internacional Scout y Guía “AISG-Huelva”, organización que aglutina al movimiento scout adulto en la provincia de Huelva, y tiene como objeto principal el mantener los valores aprendidos en los Movimientos Scouts juveniles, organizó el pasado sábado 30 de mayo una cena de gala donde rindieron homenaje con la entrega de la Mención Scout “Alonso Sánchez” en su cuarta edición a una histórica dirigente del Movimiento, Tessa Larkin Massey.

A dicha cena acudieron históricos miembros de los scouts en nuestra provincia, al igual que los homenajeados en las ediciones anteriores, D. Ajejandro Cordero, fundador del Grupo Scout Rhodes de Lepe y D. Manuel Antonio Conde del Río, fundador del Grupo Scout Loyola y antiguo presidente de Scouts Católicos de Huelva.

Tessa Larkin comenzó su andadura en 1948 en el Movimiento Guía, la versión femenina de los scouts en el Reino Unido,  y posteriormente se trasladó a la localidad de Matalascañas, donde fundaría el Grupo Scout de dicha localidad en la década de los 80, donde ha estado como coordinadora del grupo durante más de 30 años, y actualmente continúa ejerciendo su tarea como voluntaria educadora. Tessa, entre otras anécdotas de su dilatada vida scout, comentó en el discurso que dirigió a los asistentes al evento, que recuerda como hace muchos años, en un campamento nacional en Inglaterra, tuvo la suerte y el honor de hablar con Olave Saint Claire Soames, fundadora de las Guías-Scouts, y esposa de Baden Powell, fundador de los Scouts.

La Cena Scout, es una actividad abierta a todos aquellos que han sido miembros de los scouts o que aún continúan en activo, y es un momento especial que la asociación aprovecha anualmente para reconocer la labor altruista que muchas personas han realizado en el Movimiento Scout.

Iván Barnes, presidente de la Asociación, señala que esta cuarta edición de este evento marca un momento importante en la vida de la misma, y que reconoce en esta ocasión a una mujer luchadora que ha dedicado su vida al Movimiento Scout, y que sus más de 70 años en activo es todo un ejemplo de vida para el resto de miembros que formamos esta gran familia de los Scouts.

banner_galeria

 

Share

Jun 1

El scout es solidario con las personas más necesitadas y se compromete con ellas

Bueno. En una época de globalización como la que vivimos, sería ilógico seguir manteniendo rivalidades contra otras naciones. Felizmente en los Jamborees que he vivido, la gran mayoría de chicos se comporta de manera positiva respecto a ser amigos de scouts de otras nacionalidades.

Muy hermoso fue visitar el stand de Israel en el Jamboree Mundial, donde funcionaban la mesa de los Scouts judíos, la de los palestinos y la de los cristianos: todas bajo un mismo techo. Ellos nos comentaban que muchas veces realizan actividades en conjunto… ¿no podría ser así siempre en el mundo “real”?

Sï. Puedo decir que hay una buena convivencia entre los Scouts, en un evento grandioso como un Jamboree Mundial, en el que todos están motivados. No sé si será igual cuando se trata de un jamboree nacional aquí en el Perú, o un CANAPAS, donde deben convivir chicos de este barrio “bonito” de Lima, con los de aquél otro de los conos, con los de más allá, de la provincia. En verdad debería haber una auténtica fraternidad, una HERMANDAD real.

 Hay una estatua en el Japón en honor del scout desconocido. Creo que es un excelente ejemplo de hermandad Scout. Durante la Segunda Guerra Mundial un soldado americano – que había sido scout – quedó abandonado y gravemente herido. De pronto apareció un soldado japonés dispuesto a clavarle la bayoneta. El americano, ya prácticamente inconsciente, hizo la seña scout, quizá involuntariamente. Un tiempo después, se despertó en un hospital de campaña, con una nota escrita por el japonés: “Cuando estaba a punto de matarte, hiciste la seña Scout. Yo también soy Scout y los Scouts somos hermanos. He curado tus heridas. Buena suerte”.

BP fue un soldado, un hombre que por su profesión tuvo que luchar contra otros hombres. Y precisamente por eso, quiso ser un hombre de paz, enseñando a las futuras generaciones a convivir en paz, respetándose unos a otros. Conservemos este espíritu de hermandad cada día, y QUE SE NOS NOTE! Que se nos reconozca a los scouts por este gesto: de ser auténticos hermanos de otros scouts, sin distinción alguna.

Share

« Previous Entries Next Entries »